Cólico infantil, ¡Ayuda por favor!


El cólico infantil es una de las causas más comunes de la consulta día con día tanto del pediatra como del gastroenterólogo pediatra, y es que es completamente normal que como papás nos preocupe hasta lo más mínimo de nuestros hijos porque es el tesoro más preciado que podemos tener. Ver su llanto constante e incomodidad puede hacer creer de primera instancia a los padres que su hijo tiene alguna enfermedad y que eso puede afectar su alimentación, desarrollo o ganancia de peso. El cólico sin embargo a pesar de ser uno de los trastornos funcionales más comunes en los primeros meses de vida se considera benigno y auto limitado es decir que no es nada grave y que además se resuelve en unos meses.

Todos los bebés en sus primeros días de vida es normal que se muestren incómodos y con llanto fácil recordemos que vienen de un ambiente muy cálido, donde se sentían seguros, protegidos, al momento del nacimiento son muchos los cambios, así como cuando nos mudamos de casa o de trabajo nos lleva un tiempo acostumbrarnos de igual manera a tu bebé le llevará un tiempo acostumbrarse a la vida extrauterina.


El cólico infantil suele ser más común en los primeros 3 meses de vida. De acuerdo con la evidencia científica y de expertos en el tema en un estudio donde analizaron a 8690 bebes el promedio de llanto por día fue de 117 a 133 minutos por día. (1.95 a 2.2 horas), y este llanto disminuyó a partir de los 4 meses a 1 hora por día. Por lo tanto como puedes ver puede ser completamente “normal” este llanto en tú bebé.


Como tal no existe una definición estandarizada de “cólico” para efectos prácticos se ha definido como llanto sin causa aparente y de inicio súbito o inesperado que dura más de 3 horas al día y más de 3 veces por semana en pacientes menores de 3 meses.


Hay un grupo de expertos en gastroenterología, pediatría y otras especialidades que nos brindan los


criterios de ROMA IV donde nos explican un poco más que es el cólico o como lo puedes identificar, Los criterios son:

  1. Se presenta principalmente en pacientes menores de 5 meses.

  2. Períodos prolongados y recurrentes de llanto, irritabilidad, molestias, coloración roja de cara o incluso coloración azul de inicio súbito y que no puede ser prevenido o resuelto por los padres o cuidadores. Algunos padres incluso pueden referir que con el


llanto se “privan” los bebés esto es llamado espasmo del sollozo.

  1. No hay detención del crecimiento, es decir peso y talla se encuentran normales, no hay fiebre ni datos para pensar en alguna enfermedad.

  2. El llanto suele durar más de 3 horas por día, más de 3 veces por semana.

Hasta la fecha se considera un problema “funcional” es decir que no es por alguna enfermedad importante. Existen únicamente algunas teorías de lo que sucede en los bebés en los primeros días o semanas de vida. Algunos factores propuestos son:

  1. Falla en la técnica de alimentación: como sobre alimentación, succión constante de aire en el biberón, mala técnica de preparación de fórmula.

  2. Intolerancia a la lactosa: que solo se presenta en aquellos bebés que tienen alguna infección gastrointestinal secundaria o alguna otra enfermedad que causa como tal intolerancia. Ya que un niño abajo de 5 años de edad tolera sin problema la leche. Además la lactosa es de suma importancia en su desarrollo y crecimiento, por lo que te aconsejo que solo un gastroenterólogo pediatra te ayude a determinar si tu bebé tiene intolerancia o no.

  3. Inmadurez gastrointestinal: esta es la teoría que mayor peso tiene a la fecha, recordemos que los bebés son inmaduros de todos sus sistemas, no escuchan bien, no ven bien, y el sistema gastrointestinal no es la excepción. Debido a esta inmadurez puede hab


er una absorción incompleta de carbohidratos en algunos niños, principalmente porlas bacterias del colon lo que hace que produzca muchos gases y un intestino muy distendido ¡duele!.

  1. Alteración en la microbiota intestinal (disbiosis): Usualmente cuando ya crecemos y si tenemos una adecuada alimentación nuestra microbiota se encuentra en equilibrio (eubiosis) pero por la inmadurez gastrointestinal de tu bebé esta se encuentra alterada lo que lleva a que hayan algunas bacterias no tan buenas lo que hace que se fermente más los carbohidratos y se produzca más gases.

  2. Exposición al humo de tabaco o nicotina: esta teoría se observa principalmente en hijos de madres que fumaron durante el embarazo o después de haber nacido sus bebés.

  3. Algunos factores paternos: los padres especialmente los que son primerizos tienen un largo camino de enseñanzas día con día y ver a sus bebés de esta forma puede generar estrés, ansiedad materna y esto puede transmitirse al bebé, lo cual puede hacer que se muestre muy incómodo.

Hasta el momento las teorías más apoyadas son la inmadurez gastrointestinal, alteración en la microbiota y factores ambientales como estrés de padres o familia.


Por tal motivo algunas conductas comunes que se recomiendan de forma habitual y que NO TIENEN EVIDENCIA CIENTIFICA hasta el momento e incluso muchas de ellas pueden tener repercusiones son:

  1. Dietas de hospital para las madres. Si así como lo lees son esas dietas donde la pobre mamá solo come arroz blanco hervido, vegetales hervidos y pollo hervido. Debemos de recordar que tu bebé en caso este con lactancia materna se nutrirá adecuadamente estando tu bien nutrida. Por lo tanto no hay razón para hacer este tipo de dietas restrictivas, las únicas indicaciones de dietas de eliminación son en el caso que se compruebe alguna alergia como es el caso de alergia a la proteína de la leche de vaca.

  2. La tan famosa “fiesta de las leches” pareciera el juego de tiro al blanco esto siempre se los comento a las mamás de mis pacientes, porque créanme he llegado a ver pacientes que sus primeras 4 a 6 semanas de vida han pasado por más de 5 leches. Esto a veces solo empeorará el “cólico” recordemos que cada leche o fórmula láctea ha sido diseñada para alguna causa en específico.

  3. Tés: es una práctica muy habitual dar tés, infusiones o tisanas. Ojo muchas de ellas pueden ser hepatotóxicas y llevar a falla hepática que en pocas palabras esta palabra quiere decir que el hígado deja de funcionar.

  4. Dar leche rebajada: otra práctica súper común, tampoco lo recomiendo ya que las fórmulas lácteas tienen una indicación precisa de cómo prepararla para que conserve todos sus nutrientes y calorías si la das más diluida puede caer en desnutrición tu bebé.

Entonces surge la pregunta ¿Doctor qué hago? ¡Ayuda por favor!.


Lo primero que debes de hacer es ante la duda acudir con el gastroenterólogo pediatra, para poder llegar a la conclusión de que se trata de un cólico infantil y no alguna enfermedad que requiera estudios debemos de evaluar a tu bebé, hacer un interrogatorio desde el nacimiento, cuanto peso, como va ganando peso por mes y día, el desarrollo psicomotor, los síntomas que presenta y el examen físico. Esto es lo más importante para evitar las medidas que antes te mencioné que no se deben de realizar.


Otra de las cosas que llegamos a utilizar o recomendar son:

  1. Tener mucha paciencia no existe medicamentos mágico que le vaya a quitar a tu bebé el cólico más que el que vaya creciendo y madurando.

  2. También podemos en el caso de los bebés alimentados con fórmula láctea dar fórmulas de tipo confort ya que estas tienen un poco digerida la proteína de la leche de vaca y ayuda a mejorar su vaciamiento gástrico y motilidad intestinal.

  3. Gotas para los cólicos o sacar gases, hasta la fecha falta mucha evidencia para sustentar su uso. Una recomendación que les doy es inicialmente usarlas y vigilar si funcionan si es el caso las podemos seguir utilizando si no es el caso no usarlas.

  4. Uso de probióticos puede ser otra medida en donde ayudará a disminuir el tiempo de llanto. Probióticos existen muchos en el mercado pero no todos tienen evidencia científica. Hasta la fecha únicamente uno llamado L. reuteri tiene evidencia para ayudar en los cólicos, este debe de ser indicado por tu médico.

  5. Si te han indicado “dieta de hospital” empieza llevando un diario de alimentación, todos los días por la mañana prueba un alimento nuevo de esos que quitaste y a nota como estuvo tu bebé durante el día.

Si observas que permaneció igual o mejor puedes consumir ese alimento, caso contrario si observas que fue su peor día, ya no consumas ese alimento.

  1. Evita el café o en todo caso puedes consumir café descafeinado y que no pasen de 2 tazas al día.

  2. Si te indican tomar “azúcares reductores en heces” o te dicen que por que salieron positivos o porque tiene moco en las heces es intolerante a la lactosa o peor aún que tiene alergia a la proteína de leche de vaca. ¡Busca una segunda opinión, con el especialista!

Recuerda que es un proceso normal podríamos llamarlo y tu hijo conforme crezca mejorará, lo más importante es no medicar con cosas que no tienen evidencia o hacer dietas restrictivas entre otras ya que muchas de estas prácticas pueden ser contraproducentes para tu bebé y ponerlo en riesgo.


Ante la duda lo mejor es consultar con el experto. Y ánimo lo estás haciendo excelente, sigue así.


10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo